En la actualidad algunos gurús del marketing se han encargado de difundir estrategias para conseguir una imagen de un producto o servicio más rentable, intentando así, conseguir captar nuevos clientes. Sin embargo, un buen mercadólogo tiene en cuenta que además de conseguir nuevos clientes, es aún más importante mantenerlos.

Sabemos que hoy en día existe más competencia en el mercado que hace unos años atrás y que el objetivo de mantener clientes se ha vuelto como una pelea medieval, pero a pesar de eso, sí es posible ejercer una exitosa estrategia de fidelización y salir victoriosos.

Antes que nada, es importante destacar que la competencia es buena y saludable para todos, ya que ¿quién no necesita de un “enemigo” para exigirse y volverse más fuerte? Así pasa también con las marcas, es por eso qué es fundamental conocer dónde se encuentra tu marca y su alrededor. A continuación te compartiremos algunas conductas de un cliente que está a punto de abandonar tu marca por otra y cómo salir inmune de estas situaciones.

Problema: El cliente realiza un uso constante de tu producto y comienza a volverse monótona la experiencia con tu marca.

Solución: Sé novedoso y aporta algo diferente de manera temporal; ya sea un cambio en el empaque o un producto nuevo.

Problema: El cliente descubre que el precio de tu competencia ha bajado.

Solución: Analiza a qué se debe el cambio del precio y si es temporal o permanente. En caso de que sea temporal puedes realizar una estrategia de marketing donde resaltes las virtudes de tu producto. Si en cambio, es permanente, examina cuidadosamente la posibilidad de bajar las tarifas. No queremos decirte que debes poner el mismo costo que tu competencia ni baratear el producto.

Problema: El cliente considera que el producto de tu competencia cuenta con mejor calidad.

Solución: Permite que los consumidores tengan un contacto cercano con tu marca para que comprueben que tu marca posee buena calidad. Poner en práctica el sampling podría ser una buena opción.

Problema: El cliente tiene una mejor experiencia de compra de parte de la competencia.

Solución: Asegúrate que tus clientes tengan la experiencia deseada para que vuelvan a tu marca. Realiza evaluaciones de calidad para asegurarte de su perspectiva de tu nivel de servicio al cliente que brindas y con los resultados lleva a cabo medidas para mejorar tu servicio.

Problema: El cliente es influenciado por la posición que tiene la marca en el mercado.

Solución: Para este caso, deberás trabajar en analizar y crear un estrategia de branding e imagen de marca. Es posible que incluso tengan el mismo nivel de ventas pero la competencia cuenta con un presupuesto mayor para publicidad.

Estamos seguros de que si realizas un análisis de tu marca y llevas a cabo estas recomendaciones, te volverás inmune a la competencia. Si estás en busca de expertos que te ayuden a formular estrategias para fidelizar a tu cliente. ¡Ponte en contacto con nosotros!