Cada día, nuestro cerebro es bombardeado por miles de mensajes publicitarios que pretenden causar una reacción.  Muchas empresas se han percatado de ello y han desarrollado sus estrategias, ya sea de forma sutil o intrusiva, con base al marketing emocional. Ellos reconocieron que, para llegar a sus consumidores, deben contruir una conexión de valores y emociones.

A raíz de la efectividad del marketing emocional, los expertos decidierón estudiar su influencia en la ciencia de la publicidad y venta. Es ahí cuando surge el neuromarketing.

¿Qué es y qué estudia el neuromarketing?

El neuromarketing es la ciencia que estudia el comportamiento del cerebro frente a un proceso de compra. Su principal objetivo es analizar las reacciones del usuario, ante los estímulos de una campaña publicitaria u otro factor relacionado con la publicidad.

Esta ciencia indaga en 3 aspectos: Visual, auditivo y kinestésico.

  1. Neuromarketing Visual,  Algunos consumidores confiesan que un estilo de iluminación permite permanecer en la memoria del consumidor, y así lograr asociarlo con la marca aún sin estar en su tienda.
  2. Neuromarketing auditivo: está relacionado con lo que escuchamos. Es por eso que existen varias tiendas de ropa que todo el día cuentan con música. Esto se debe a que la música es un factor influyente en la decisión de compra. Posiblemente puede causarnos adrenalina y emoción de estrenar un prenda e imaginar la atención que nos dará lucirla.
  3. Neuromarketing Kinestésico: tiene que ver con lo que percibimos por medio del tacto, olfato y gusto. Algunos consumidores confesarón que cierto olor les recuerda y asocian con una marca.